Trastornos de Ansiedad

Trastornos de Ansiedad

Los cuadros ansiosos son enfermedades que acompañan al ser humano desde muy antiguo. Si bien la ansiedad tendría un principio adaptativo para poder lograr el crecimiento del individuo, generar curiosidad y lograr las metas que uno se propone, en algunos casos se alcanzan grados de malestar considerables, tanto para la persona que la padece como para su entorno familiar, social y laboral. Podemos, entonces, reconocer dos tipos de ansiedad: la fisiológica o normal por un lado y la ansiedad patológica o trastornos de

ansiedad por otro. La primera (ansiedad normal) corresponde a una sensación de expectación frente a un suceso determinado y en una intensidad acorde a la causa, que cede cuando el estímulo que la produjo desaparece y que nos estimula a lograr ciertas metas. Por ejemplo, la expectación frente a un trabajo nuevo, un cambio de colegio, el paso a la universidad, etc. Por otro lado, la ansiedad patológica (trastornos de ansiedad) la mayoría de las veces no obedece a una causa clara (como en el trastorno de pánico) o es desproporcionada en su intensidad respecto del gatillante que la produce (como ocurre en las fobias, por ejemplo), se acompaña de gran malestar físico y psicológico y se mantiene por un tiempo considerable posterior a la desaparición del evento que la produjo.

Es así, como se han descrito una serie de enfermedades que en su conjunto conforman lo que llamamos Trastornos de Ansiedad y que requieren de un tratamiento médico especializado y específico para cada una de ellas. De este grupo de enfermedades, las más comunes son el trastorno de ansiedad social, el trastorno ansioso en el contexto de cuadros depresivos, las fobias, el trastorno de ansiedad generalizada y, en menor medida, el trastorno de pánico.

Poder establecer el diagnóstico específico de cada una de estas enfermedades es fundamental ya que, pese a que tienen una raíz común, la evolución, el tratamiento y por sobretodo su pronóstico son distintos dependiendo de a cuál de éstas corresponda y de que reciban la terapia adecuada.

Actualmente, con el desarrollo de los medios de comunicación, se ha observado un número creciente de consultas de personas que refieren presentar Trastorno de Pánico y que solicitan evaluación y tratamiento ya que esta sintomatología llega ser muy invalidante, incluso para las actividades de vida diaria. Sin embargo, en la práctica clínica se observa que, aunque esta entidad existe, no es tan común y presenta mucha confusión para su diagnóstico y tratamiento adecuados por médicos no especialistas. Por todo esto es muy importante la consulta y evaluación por el psiquiatra con el fin de recibir un tratamiento adecuado y en la mayoría de las veces definitivo.

Dr. Rodrigo Pino
Médico Psiquiatra
Universidad de Chile