Cambios en mi alimentación, por donde parto

Cambios en mi alimentación, por donde parto

Ya estamos en octubre y en dos meses más se nos termina el año, y para muchos esto genera un agotador estrés acompañado de una falta de energía.

Las fiestas de colegio, graduaciones, fiestas de empresas, matrimonios y el esperado año nuevo, generan para muchos nuevas metas, comenzar de cero y porque no, hacer un cambio en nuestros hábitos de alimentación.

En este último punto me quiero detener, porque querer hacer cambios en nuestros hábitos de alimentación  no es tan fácil, pero lo bueno es que si es posible, solo es cosa de organización y escoger bien.

La ida al supermercado es una de las tareas fundamentales, ya que en este lugar  la mayoría consigue los alimentos que destinara para el menú semanal u mensual de la casa.

Por lo tanto mis recomendaciones serían:

  • Realizar con tiempo un menú semanal para tu casa, tratando de no olvidar la variedad, sobre todo en los acompañamientos, que muchas veces son siempre arroz, papa o fideos, recuerda que hay más opciones , como la quínoa, las verduras (que puedes hacerlas puré o comerlas asadas) o la legumbres hechas ensaladas.
  • Teniendo tu menú listo, puedes por lo tanto hacerte una lista con lo que te hace falta, esto permite que tu compra sea más eficiente y que solo lleves lo justo y necesario.
  • Evita siempre salir de compras con apetito u ansiedad sobre todo cuando vamos al supermercado, porque correrás el riesgo de echar a tu carro cosas innecesarias, como productos sumamente refinados.
  • Cuando estés frente a un producto nuevo, acostúmbrate a leer sus ingredientes, siempre revisa de que están hechos realmente, no te quedes solo con la portada o calorías aportadas, porque a veces esto confunde y suponemos que todo lo light o diet o con poco aporte calórico son las opciones saludables.
  • Los cambios que quieras comenzar hazlo de forma paulatina, no todos al mismo tiempo, salvo que realmente te sientas capaz, porque de no ser así esto podría generar más ansiedad y pérdida de control.
  • Para optimizar el tiempo, es recomendable que destines un día a la semana para dejar listas las verduras que ocuparas en tus ensaladas o preparar varias opciones de proteína u acompañamiento e ir ocupándolas a medida que las vas necesitando, esto es netamente organización y veras que te será mucho más fácil poder variar día a día.

Por Catalina Crichton, Nutricionista.